Uronoticias

[sections] [section title=”

¿QUÉ ES LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL?

“]

La disfunción eréctil, también conocida como DE, es la incapacidad de lograr y mantener una erección para tener relaciones sexuales. Esta condición no es considerada normal a ninguna edad y no es igual que otros problemas que interfieren con las relaciones sexuales, como la falta de deseo sexual y los problemas con la eyaculación y el orgasmo.
Para que se produzca la erección, los nervios del pene deben funcionar correctamente, la circulación de la sangre hacia el pene debe ser adecuada y debe haber un estímulo apropiado desde el cerebro. Si algo interfiere con alguna o todas estas condiciones, no es posible que se dé una erección completa. Algunos hombres no son capaces de lograr una erección en lo absoluto. Otros pueden lograrla pero no es los suficiente buena para tener una cópula agradable, mientras que algunos sí llegan a tener una buena erección pero la pierden antes o durante las relaciones sexuales.

Según los Institutos Nacionales de Salud, la mayoría de hombres en algún momento de su vida tienen problemas para tener una erección. Esto puede ocurrir por una diversidad de motivos como beber demasiado alcohol o estar sumamente cansado. El no poder lograr una erección menos del 20 % de las veces es bastante habitual y muy pocas veces requiere tratamiento médico. Sin embargo, las causas de este problema menor podrían llevar a una condición permanente en donde más del 50 % de las veces exista problemas para obtener una erección. Una vez que se llega a esta etapa de la disfunción eréctil, se requiere tratamiento médico para revertir la situación.

Los siguientes hombres reportan problemas ocasionales para lograr y mantener erecciones:
• 40 % de los hombres de 40 años.
• 52 % de los hombres entre 40 y 70.
• 70 % de los hombres de 70 años.
Al menos 20 millones de hombres estadounidenses tienen algún grado de disfunción eréctil y aproximadamente 1 de cada 10 varones adultos sufre a largo plazo de DE. Aproximadamente el 5 % de hombres de 40 años y entre el 15 y el 25 % de hombres de 65 años experimentan disfunción eréctil a largo plazo.

[/section] [section title=”

CAUSA

“]

•Su riesgo de sufrir de disfunción eréctil aumenta con los siguientes factores:
• Ansiedad – donde un caso de DE desencadena el miedo a fracasar en las relaciones sexuales,
lo que luego resulta en un DE continuo.
• Arterosclerosis (endurecimiento de las arterias) – explica entre el 50 % y el 60 % de
DE en los hombres de 60 a más años.
• Depresión.
• Diabetes – aproximadamente el 42 % de hombres con diabetes tienen DE debido al daño
de los nervios causado por la diabetes.
• Beber Alcohol.
• Exceso de Peso.
• Culpa – Causada por la incapacidad de satisfacer a su pareja.
• Colesterol Alto.
• Hipertensión.
• Indiferencia al Sexo.
• Ejercicio No Frecuente.
• Enfermedad Renal.
• Baja Autoestima.
• Bajos Niveles de Testosterona – Causado por el envejecimiento o problemas en las
glándulas pituitarias, tiroides, hígado o testículos.
• Esclerosis Múltiple.
• Drogas Recreativas.
• Fumar.
• Lesiones a la Columna Vertebral.
• Estrés – Relacionado con problemas de empleo, dinero y de relaciones socio afectivas.

[/section] [section title=”

INCONTINENCIA URINARIA

“]

La incontinencia urinaria es la perdida involuntaria del control urinario o la incapacidad de contener la orina hasta poder alcanzar el baño. Las mujeres son más propensas a desarrollarla.
La incontinencia se puede clasificar en dos tipos:

INCONTINENCIA URINARIA DE ESFUERZO

Es una perdida involuntaria de orina que ocurre durante una actividad física como toser, estornudar, reír o realizar ejercicio. La capacidad de contener la orina y controlar la micción depende de la función normal de las vías urinarias inferiores, estructuras adyacentes y del sistema nervioso. Además, es necesario el tener la capacidad de reconocer y responder a las ganas de orinar.

Dos músculos están comprometidos en el control del flujo de orina:
– El esfínter, que es un músculo circular que rodea la uretra. Usted debe ser capaz de apretar este músculo para impedir que la orine escape hacia afuera.
– El detrusor, que es el músculo de la pared de la vejiga. Este debe permanecer relajado para que la vejiga pueda expandirse.

En la incontinencia urinaria de esfuerzo, el músculo del esfínter y/o los músculos de la pelvis, que sostienen la vejiga y la uretra, están debilitados. El esfínter no puede impedir el flujo de orina cuando hay aumento de la presión desde el abdomen (como cuando uno tose, se ríe o levanta algo pesado).El debilitamiento también puede ser causado por una cirugía de la próstata o del área pélvica.

La incontinencia urinaria de esfuerzo es el tipo más común de incontinencia urinaria en las mujeres. Este tipo de incontinencia se ve a menudo en mujeres que han tenido múltiples embarazos y partos vaginales cuya vejiga, uretra o pared rectal sobresalen dentro de la vagina (prolapso pélvico).

Algunos factores de riesgo son:

  •  Sexo femenino
  •  Parto
  • Tos crónica
  • Edad avanzada
  • Obesidad
  • Tabaquismo
  •  En los hombres la prostatectomía radical o radioterapia después del tratamiento del cáncer de próstata.

INCONTINENCIA URINARIA DE URGENCIA

La incontinencia de urgencia se asocia con un impulso intenso e incontrolable de orinar que no se puede evitar, seguido por una perdida de gran cantidad de orina. La vejiga se contrae sin previo aviso y la perdida de orina ocurre en forma involuntaria. La incontinencia de urgencia es producida por la vejiga hiperactiva, espástica o inestable.

TIPOS DE TRATAMIENTO

Es de gran ayuda hacer una modificación en su comportamiento, el tratamiento depende de la gravedad de los síntomas y de que tanto interfiere con su vida cotidiana. Algunas recomendaciones son: suspender el consumo del cigarrillo, evitar las bebidas cafeinazas(como las bebidas gaseosas), el alcohol, los condimentos y no beber líquidos antes de ir a dormir.
Otros tratamientos:

  • CONOS O PESARIOS VAGINALES:

Otra estrategia es emplear conos vaginales para fortalecer los músculos del piso pélvico. El cono vaginal es un dispositivo con un cierto peso que se inserta en la vagina. La mujer debe entonces contraer los músculos del piso pélvico tratando de mantener el dispositivo en su lugar y sostener la contracción por unos minutos. Este procedimiento debe hacerse dos veces al día, en un lapso de cuatro a seis semanas de comenzado este tratamiento, un 70% de las mujeres presenta alguna mejoría de los síntomas.

  • REHABILITACION DEL PISO PELVICO

La rehabilitación del piso pélvico es una terapia encaminada a fortalecer los músculos del piso pélvico y mejorar, en consecuencia, la función del esfínter uretral y/o rectal. Algunas personas tienen dificultad para identificar algunos músculos del piso pélvico y por esto es importante dedicar tiempo para aprender a contraer los músculos correctamente. Para poder incrementar la capacidad de los músculos del piso pélvico y que estos ejerzan su función de esfínter y/o soporte de estructuras pélvicas, se pueden utilizar diferentes modalidades de tratamiento como: la electro estimulación y la retroalimentación (Biofeedback) para la toma de conciencia de que músculos deben emplearse, mejorando así la fuerza y velocidad de las contracciones musculares, así como su tono y resistencia.

  • REEDUCACION VESICAL

El termino reeducación vesical se utiliza para incluir toda una serie de pautas de control de la micción (resistir o inhibir la sensación de urgencia, retrasar la micción, micción programada) .
Se basa en: programación de micciones, control de ingesta de líquidos y refuerzo positivo.

  • TERAPIA DE ELECTROESTIMULACION:

El tratamiento con la terapia de electro estimulación para pacientes con incontinencia urinaria de esfuerzo, incontinencia de urgencia o incontinencia urinaria mixta, así como incontinencia fecal y prolapso del piso pélvico, persigue el objetivo de provocar una contracción de los músculos del suelo de la pelvis, mejorar su función y ayudar a las fibras musculares a transformarse en fibras resistentes a la fatiga. Consiste en transmitir impulsos eléctricos a los grupos musculares responsables de la continencia lo cual le permite ejercitar y fortalecer los grupos encargados de garantizar que el paciente permanezca seco en todo momento. El procedimiento se lleva a cabo a través de un estimulador colocado a nivel vaginal en las mujeres y rectal en los hombres.

  • RETROALIMENTACION (BIOFEEDBACK):

Es una técnica eficaz en aquellos pacientes que no tienen conciencia de los músculos que debe utilizar para ejercitar el piso de la pelvis, este puede emplearse de dos formas: La primera de ellas es a través de un refuerzo verbal sobre la forma en que se están realizando los ejercicios y la segunda se realiza a través de un transductor vaginal o rectal, según sea el caso, que permita saber al paciente mediante la visualización directa de una pantalla de computadora o de una barra señaladota, si los ejercicios se están realizando en forma adecuada.

  • CIRUGIA

El tratamiento quirúrgico se recomienda en aquellas situaciones donde las terapias descritas anteriormente han fracasado o en casos específicos donde el medico considere que de acuerdo a sus hallazgos en el paciente la única alternativa es la cirugía.

[/section] [/sections]